Ir a pagina principal.

 

LENGUA ESPAÑOLA: La Subordinada Sustantiva 

Dad a las imágenes para cambiar de materia o al logo para volver a la página principal.

Repaso de Arte Apuntes de Física y Química Repaso de Geografía Repaso de Historia General y del Arte. Repaso de Lengua Española. Repaso de Literatura española. Repaso de Matemáticas Repaso de Ciencias Naturales.

 LA SUBORDINACIÓN SUSTANTIVA.-

 

Hemos visto que se produce una subordinación cuando una proposición (la subordinada) desempeña una función con respecto a la oración de la que depende, llamada proposición principal.

 

Esto permite clasificar las proposiciones según funcionen como:

SN o Sustantivo.- Proposiciones Sustantivas.

SAdj. o Adjetivo.- Proposiciones adjetivas o de relativo.

SPrep. o adverbio.- Proposiciones Adverbiales

 

Las proposiciones sustantivas, pues, son las que funcionan como SN. Y sus funciones, por tanto, son las mismas:

 

Sujeto: Que actúes así me da mucha pena..

Atributo del sujeto: Estoy que me subo por las paredes.

Complemento de un sustantivo: He perdido la esperanza de que vuelva.

Complemento de un adjetivo: Estábamos seguros de que aprobarías.

Compl. Directo de un verbo: Me ha encargado que lo compre.

 

Todas estas funciones puede desempeñarlas un infinitivo.

Le agrada pasear;

Hablar bien es decir las cosas con exactitud.

Querer es poder.

Estoy seguro de acertar.

Quiero ir.

 

El nexo de las proposiciones sustantivas.-

 

Las proposiciones sustantivas con verbo en forma personal (esto es, cuando no van en infinitivo) se unen a la principal con la conjunción QUE.

 En función de CD nunca lleva preposición (es absolutamente incorrecto usar el "de que" - me dijo de que... ; estoy pensando de que...- que tantas veces leemos); sí puede llevarla en otras funciones: he perdido la esperanza de que vuelva.

 

Cómo distinguir la conjunción QUE del pronombre.- Es sencillo: sólo hay que tener claro que un pronombre siempre se refiere a un nombre al que sustituye, por tanto podremos sustituir el QUE por el nombre al que sustituye, que, como veremos, se llama "antecedente". Si eso no es suficiente, basta darle género y número : la cual, lo cual, los-las cuales... sin que la proposición pierda su sentido.

 

Estilos directo e indirecto.- La proposición sustantiva puede representar fielmente un pensamiento tú dijiste: no me interesa (estilo directo) o mediante una transformación gramatical tú dijiste que no te interesaba (estilo indirecto).

 

En el lenguaje literario, y sólo ahí, es posible reproducir los pensamientos propios o ajenos de la forma denominada estilo indirecto libre Se arrepintió se sus sospechas: confiaría en ella, tenía que confiar.

Frase que en estilo directo sería confiaré en ella, tengo que confiar; y en indirecto: pensó que confiaría en ella, que tenía que confiar.

INICIO PÁGINA